Nuevos tiempos, nuevas religiones

Quizás vaya siendo hora de apostatar de una vez, que si no lo he hecho ya es por la vagancia que me da iniciar el largo proceso de apostasia, pero volviendo al tema que nos ocupa, este año lo hemos iniciado con el reconocimiento de una nueva religión de estos nuevos tiempos, y creo que con esta ya van tres…

Primero fue la religión Jedi o el Jediismo (tienen iglesias en InglaterraNueva Zelanda, por ejemplo) intentando ser reconocida como religión a través del censo, cosa que aún no han conseguido según tengo entendido. No obstante se han dado casos de policias en Escocia reconociendo su religión como Jedi, gente demandando a supermercados por obligarles a quitarse la capucha, y creo que hubo un político de la cámara baja que se hizo presentar como Caballero Jedi (seguramente más por tocar los cojones a la cámara alta donde todos sus miembro son caballeros como mínimo)

Luego, ante el invento pseudo-científico del diseño inteligente y su imposición en las escuelas de Oregón, se creo el “Pastafarismo“, basado en la existencia del Monstruo de Espagueti Volador (FSM en inglés) y con los mismos argumentos que se aplicaban para el diseño inteligente, como protesta para hacer ver lo absurdo de sus teorías. Este pasado verano un ciudadano de Austria consiguió que le admitieran una foto suya en el carnet de conducir con un colador de pasta en la cabeza por ser considerado un símbolo religioso.

Y ahora, en el inicio de esta nueva década del siglo XXI, se ha aceptado oficialmente en Suecia como religión el Kopimism, que no es otra cosa que una religión que basa su credo en el intercambio de archivos. Y lo han hecho porque según la legislación sueca es obligación del estado proteger cualquier práctica religiosa aceptada por encima de muchas otras leyes, como la de propiedad intelectual, por lo que si finalmente el asunto sale adelante sería obligación del gobierno sueco proteger los servidores y a los usuarios practicantes de dicha religión ante las asociaciones defensoras de la propiedad intelectual.

Ya veremos en que queda todo esto, y que otras nuevas religiones se presentan en los años venideros…