Nashville Pussy

Estamos a casi 100 kilómetros de Bilbao, tenemos el depósito casi vacío, medio paquete de cigarrillos, es de noche y llevamos gafas de sol… Salvo por las gafas de sol, lo demás es correcto, así es como volvimos del concierto de Nashville Pussy.
El concierto no estuvo mal, pero no terminó de convencerme, no sé muy bien el motivo, pero había algo en el concierto por lo que no terminaba de gustarme. Creo que al final lo que no me gustó del concierto fueron los 20€ que tuve que pagar de entrada, aunque con otros grupos no me molestó pagarlos…
Solo una cosa me llamó la atención, y es que toda la carga escénica del grupo la llevaba la primera guitarra y no el cantante, que se limitaba a cantar (o gritar según a quien preguntes) delante de su micrófono, aunque hacia el final del concierto se lanzó y estuvo haciendo malabarismos con el micrófono. Sin embargo, la primera guitarra se dedicó todo el concierto a darse paseos por el escenario, jugar con los aficionados de la primera fila, tocar arrodillada e incluso tumbada en el escenario.
Al final del concierto, y ante la insistencia del público salieron a hacer un bis, e incluso hicieron una versión. Y al final de la misma la primera guitarra se dedicó a ir arrancando una a una las cuerdas de su guitarra según iba terminando la canción, y acabó tocando con una única cuerda… aunque creo que lo hizo para no poder seguir tocando, y así poder irse a dormir que hoy tocaban en Barcelona…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.